RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 19
TEMAS
 
La Delimitación Temporal
de la Cobertura del Seguro
Por Francisco Miranda S.
Abogado

El seguro y, en particular, los seguros de responsabilidad civil, han experimentado un extraordinario crecimiento en los años recientes, de la mano de la profunda evolución que tiene la responsabilidad civil. El solo ejemplo del auge de la responsabilidad civil de médicos, clínicas u hospitales, permite entender cómo la búsqueda de protección del riesgo patrimonial en esos casos ha detonado un incremento en la contratación de seguros para cubrir aquéllos, generando una espiral en la que, a fin de cuentas, resulta difícil, sino imposible, establecer si el mayor número de siniestros y riesgos provoca el aumento en la contratación de estos seguros o es esto último lo que hace que las personas, en conocimiento de la existencia de eventuales seguros, se atreva a intentar más acciones legales generando un auge de la responsabilidad civil.
Este es un antecedente relevante en cuanto permite entender que la agravación de los riesgos y el auge antes descrito han obligado a los aseguradores y reaseguradores a revisar las cláusulas y modalidades de los seguros de responsabilidad civil, que pueden resultar a veces en contradicción con los elementos esenciales que informan el contrato de seguro, generando dudas acerca del alcance de la autonomía de la voluntad en este ámbito. Entre esas nuevas modalidades de contratación se encuentran las cláusulas denominadas "Claims Made".
Cláusulas "Claims Made"
La naturaleza de determinados siniestros, como aquellos propios de la responsabilidad médica, provocan muchas veces una falta absoluta de simultaneidad entre la acción u omisión generadora de responsabilidad y su manifestación y posterior reclamo. En el derecho comparado se habla de "delayed manifestation injured" o "siniestros tardíos". Esta situación derivó en el diseño de las cláusulas "claims made", buscando limitar el periodo de cobertura de las pólizas por la vía de requerir que el hecho generador de responsabilidad, acción u omisión, se produzca durante la vigencia de la póliza y que, además, el "reclamo" también se efectúe durante su vigencia o en algunos casos, por el período posterior que se convenga entre las partes después de finalizada la vigencia.
Conforme a lo señalado, hechos generadores de responsabilidad civil, ocurridos durante los plazos de cobertura de las Pólizas de Responsabilidad Civil, pero "reclamados" después de la vigencia de la misma y con anterioridad a la prescripción extintiva de las acciones, tendrían como único responsable al propio asegurado, habiéndose extinguido la responsabilidad de la aseguradora, generando una traslación del riesgo que el asegurador, por ley y por contrato, debe asumir. El fundamento de estas cláusulas es más económico que jurídico, porque es el mayor costo que significa tener que mantener durante el plazo de prescripción reservas técnicas inmovilizadas y percibir una única prima.
Las múltiples demandas con solicitud de cuantiosas indemnizaciones interpuestas en Estados Unidos en los históricos casos en que se perseguía la responsabilidad civil respecto de agentes provocadores de Asbestosis o D.E.S. -aquel fármaco que produjo graves daños en las embarazadas y sus recién nacidos-, e interpuestas veinte, treinta o más años después del hecho generador de responsabilidad, produjeron preocupación en el mercado asegurador internacional.
La búsqueda de fórmulas para no mantener latente el riesgo por una demanda judicial, durante todo el tiempo que dura la prescripción legal extintiva, se transformó en orden del día y la cláusula "claims made", su hijo pródigo, permite limitar temporalmente la cobertura de la póliza. Con ello, el asegurado puede quedar sin la protección de la póliza contratada, porque el reclamo fue realizado fuera de los plazos fatales fijados en la póliza. Lo curioso de esa modalidad es que la validez concreta de la Póliza de Seguros se hace depender del hecho de un tercero -el reclamo de éste-, siendo la conducta de un tercero por el cual no se debe responder, la que decidirá si el asegurado tiene o no el amparo de la Póliza de Seguros.
El tratadista argentino Rubén Stiglitz ha sostenido, por ejemplo, criticando la tesis que sostiene que el "siniestro" es el reclamo de la víctima, que " la aparición ?para el asegurado? de una deuda de responsabilidad, se genera en el ilícito dañoso y no puede subordinarse lógicamente al arbitrio del damnificado" ("El Siniestro", Editorial Astrea, pág. 198, Buenos Aires, 1980). De esta forma, ocurrido un siniestro, el asegurado debe prácticamente forzar que le inicien la demanda antes que termine la vigencia del seguro, o inclinarse a rogar para que la demanda no se produzca nunca o para que al vencimiento del plazo la compañía aseguradora le renueve el seguro sin cobrarle un precio mayor. Pero una distorsión importante es la limitación de la libertad de contratación del asegurado, pues si quiere cambiar de asegurador, deberá evaluar el riesgo que significa el siniestro que tuvo lugar antes de contratar esta nueva póliza.
El tratadista español Mariano Izquierdo Tolsada, citando a otro gran tratadista, Sánchez Calero, sostiene que "...con una cláusula que libere a la compañía si la víctima no efectúa la reclamación dentro de la vigencia de la póliza, se daría la circunstancia, en caso de haber terminado la duración de la misma y comenzado el asegurado la siguiente cobertura con otra compañía, de que ésta no se hará cargo de los hechos producidos con anterioridad al inicio de la cobertura, a pesar de que los daños se manifiesten dentro de ella. Y ello sin haber dejado el asegurado de serlo en ningún momento".
Quizás el cuestionamiento más importante a las cláusulas in comento es el traslado al asegurado del riesgo de tener que hacer frente a indemnizaciones ?durante todo el tiempo de prescripción? riesgo en principio propio del asegurador. En consecuencia, el asegurado, sujeto sin mayor experiencia y conocimiento de esta clase de contratos -para lo cual contrató a una compañía-, que no realiza reservas técnicas, que no tiene reaseguros, que se dedica a otra actividad, que no sabe nada de seguros, deberá responder por el riesgo de la misma póliza de seguros que contrató.
La reacción doctrinaria y jurisprudencial comparadas frente a las "claims made" no se hizo esperar, desatando arduas discusiones hasta nuestros días. Algunos fallos nos ilustrarán acerca del estado de la cuestión.
Jurisprudencia
En España, el Tribunal Supremo se pronunció en sentencia de 20/03/1991, acerca de su aplicación en Seguros de Responsabilidad Civil de Profesionales Médicos. Una compañía de seguros sostuvo que no se debía otorgar cobertura, porque si bien el "hecho generador" ocurrió durante la vigencia del seguro, el "reclamo" fue realizado con posterioridad al vencimiento del plazo de la póliza. La cláusula "claims made", que fundaba la argumentación, señalaba que "la cobertura otorgada bajo esta póliza alcanza a aquellas reclamaciones por hechos ocurridos estando en vigor el contrato, siempre que unos y otros sean puestos en conocimiento de la compañía dentro del período de vigencia de la póliza". El Tribunal Supremo de España rechazó la posición de la Compañía de Seguros y ?por tanto? la obligó a otorgar la pertinente cobertura, argumentando, entre otros fundamentos, que la Ley de Contrato de Seguro de 1980, en lo referente a la responsabilidad civil, se basa en el principio de la "ocurrencia" para establecer el siniestro; que se exige que cuando la póliza establece limitaciones al asegurado, las cláusulas deben ser redactadas en forma clara y precisa; que la Ley de Contrato de Seguro establece los standards mínimos de protección al asegurado; y que la propia característica del seguro de responsabilidad civil establece que, ocurrido un hecho que genere responsabilidad, el reclamo puede realizarse con varios años de posterioridad.
Conforme al fallo el asegurador fue condenado a "...asumir la cobertura de los siniestros acaecidos por actos profesionales negligentes realizados durante la vigencia de la póliza, con independencia de la fecha en que se formulen las reclamaciones por los presuntos perjudicados...".
En Francia, la Corte de Casación ha señalado que la compañía de seguros que ampara al asegurado al momento de la ocurrencia del hecho dañoso, debe brindarle cobertura con independencia de la fecha en que se produzca el "reclamo". En sentencia de diciembre de 1990, se sostuvo que la cláusula "claims made" crea para la Compañía de Seguros "...una ventaja.... desprovista de causa..." y finaliza sentenciando "...que esta estipulación, en consecuencia, debe ser reputada como no escrita..."
En Estados Unidos, si bien la jurisprudencia no es uniforme, existen fallos judiciales que rechazan las cláusulas en estudio. Se acostumbra citar los casos "Jones vs. Continental Casualty Company" y "J. G. Link & Co. vs. Continental Casualty Co.", este último rechazando la cláusula "claims made", basado en la violación de las "expectativas razonables" (doctrine of reasonable expectations) de los asegurados. Conforme a dicha doctrina, debe entenderse que el seguro brinda la cobertura que una persona común, en el lugar del asegurado, hubiera creído que tenía, luego de haber leído la póliza. De forma tal que si, no obstante esa lectura, ante la poca claridad o confusión en la forma de redacción de la póliza, el asegurado hubiera creído que igualmente estaba cubierto (aunque la póliza dijese lo contrario), se entendía que se encontraba amparado por el contrato de seguro.
La doctrina mencionada obedece a la realidad que el asegurado por una Póliza de Responsabilidad Civil tiene una valedera, lógica y razonable expectativa, en el sentido de esperar que si se produce un siniestro, la póliza de seguros que contrató lo va a amparar, independiente de la fecha en que se produzca el reclamo. Si a veces los propios abogados, corredores de seguros u otros profesionales no conocen la cláusula "claims made", la pregunta es: ¿cómo se puede pretender que un lego en la materia, el asegurado, pueda llegar a conocer su existencia y comprender sus consecuencias jurídicas?
Las cláusulas "claims made" en nuestro derecho de seguros
Nuestro mercado asegurador no ha escapado a la realidad que representa el auge en la contratación de seguros de responsabilidad civil y, asimismo, es posible apreciar la utilización cada día más frecuente de las cláusulas "claims made". Al respecto, para analizar dichas cláusulas no podemos prescindir de la revisión de la normativa vigente.
El Código de Comercio, en el artículo 512, define el contrato de seguro como "un contrato bilateral, condicional y aleatorio por el cual una persona natural o jurídica toma sobre sí, por un determinado tiempo todos o algunos de los riesgos de pérdida o deterioro que corren ciertos objetos pertenecientes a otra persona, obligándose, mediante una retribución convenida, a indemnizarle la pérdida o cualquier otro daño estimable que sufran los objetos asegurados". El artículo 516 señala que toda póliza debe contener "la época en que principia y concluye el riesgo para el asegurador" y el artículo 537 del Código dispone que, en defecto de estipulación, los riesgos principiarán a correr por cuenta del asegurador desde que las partes suscriban la póliza, a no ser que la ley disponga otra cosa. Los tribunales determinarán en la hipótesis propuesta la duración de los riesgos, tomando en consideración las cláusulas de la póliza, los usos locales y las demás circunstancias del caso.
Por su parte, el DFL 251 sobre Compañías de Seguros, en su artículo 3 letra e), establece como una de las obligaciones de la Superintendencia de Valores y Seguros, mantener un registro de uso público en el que se disponga de una o más copias de los modelos de los textos de las pólizas, sus modificaciones y cláusulas adicionales que se contraten en el mercado. Se autoriza, asimismo, al ente regulador para rechazar los modelos de póliza, cuando contengan cláusulas que se opongan a las prescripciones legales o induzcan a error a los asegurados. La Circular N° 835 de 20 de diciembre de 1988, y luego la Circular N° 1338 de 7 de julio de 1997, regularon el procedimiento, requisitos y condiciones para la inscripción de las pólizas en el Registro de Pólizas, reiterando la facultad de rechazar los modelos presentados y no inscribirlos en el Registro, cuando contengan cláusulas que se opongan a las prescripciones legales o induzcan a error a los asegurados, pudiendo incluso mediante resolución fundada, eliminar del Registro modelos ya inscritos o disponer su modificación.
La cláusula alternativa al artículo 1º del modelo de Póliza de Seguro de Responsabilidad Profesional (POL 191081) inscrita en la Superintendencia, bajo el código CAL 191082 (cláusula adicional), el año 1991, introdujo el concepto "claims made" en nuestro derecho de seguros al disponer que se cubre el riesgo de responsabilidad civil, desde el inicio de la vigencia de la póliza, siempre que el hecho de que derive la responsabilidad cubierta por el seguro sea reclamado a la compañía a más tardar dentro del año siguiente. Hasta ese momento, las Pólizas de Responsabilidad Civil inscritas, como por ejemplo, código POL 191086, disponían que cumplido el plazo legal de prescripción contado desde la fecha del siniestro (es decir, cumplida la prescripción extintiva), la compañía quedará libre de la obligación de pagar las indemnizaciones correspondientes al mismo, a menos que estuviese en tramitación una acción relacionada con la reclamación. Sin embargo, con posterioridad se registró en la Superintendencia, con el código CAD 191087(cláusula adicional) la cláusula de cobertura del riesgo de responsabilidad civil profesional, adicional a la póliza POL 191086. En el párrafo bajo el título Cobertura, se dispone que la reclamación de indemnización debería producirse dentro del período de vigencia de la póliza (claims made).
La incorporación de cláusulas "claims made", vía cláusulas adicionales o alternativas a las pólizas registradas en la Superintendencia, genera algunas dudas, además de aquellas cuestiones conceptuales relacionadas con el contrato de seguro, sus elementos esenciales y el ámbito de la voluntad de las partes. Podría sostenerse que siendo la obligación de asumir el riesgo un elemento esencial del contrato, no podría el asegurador alterar dicho elemento vía delimitar temporalmente la cobertura y desnaturalizar, por esa vía, el contrato, además de la ya señalada traslación de los riesgos al propio asegurado, respecto de siniestros, en que muchas veces la reclamación habrá de producirse uno o dos años después de ocurrido el siniestro.
Creo que debe indagarse profundamente para determinar si puede prevalecer la autonomía de la voluntad como justificación de su validez. Por otra parte, en mi opinión el procedimiento seguido para su inscripción en la Superintendencia, vía cláusulas adicionales o alternativas puede no ser el adecuado, a la luz de la circular ya mencionada. En efecto, siendo "cláusulas adicionales", aquellas cláusulas accesorias a uno o más textos de pólizas determinados, que permiten extender o ampliar las coberturas comprendidas en las condiciones generales de un texto registrado, incluyendo riesgos no contemplados o expresamente excluidos o eliminando restricciones, condiciones u obligaciones que afecten o graven al asegurado o contratante, no podría ser objeto de ellas la inclusión de limitaciones a las coberturas o de restricciones a los derechos de los asegurados, como lo sería una cláusula "claims made".
Por ello, frente al auge de la responsabilidad civil y sus seguros asociados, resulta necesaria una revisión de la validez de tales cláusulas y los perfeccionamientos de que ellas puedan ser objeto, para evitar llegar al estado actual de la doctrina y jurisprudencia comparadas, en que se busca su impugnación permanente con argumentos como plantear su dudosa legalidad, su carácter desnaturalizador de la finalidad propia del seguro, el hecho que introduce nuevas causales de extinción de la responsabilidad del asegurador y la circunstancia de imponer condiciones inexistentes en la legislación, en tanto exige ya no sólo que el siniestro ocurra durante la vigencia de la póliza, sino que además el reclamo tenga lugar dentro de dicha vigencia.
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
PRO BONO
DLE
Codificación Comercial
Inserto2
Tramitación Electrónica
UANDES
MICROJURIS
Los Martes al Colegio
Poder Judicial2