RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 18
CONTRAPUNTO
 
CONTRAPUNTO
Proyecto de Ley de OPAS
Limitaciones a la Concentración Bancaria
Hernán Bosselin Correa,
Abogado

¿Es conveniente esta indicación para el desarrollo de la industria bancaria y el liderazgo de Chile en el Cono Sur?
La modificación que se pretende hacer a la Ley General de Bancos, en relación a la concentración bancaria, nos parece que es acertada ya que viene a llenar un vacío en una materia de primera importancia en el orden público económico. Obviamente para comprender esta iniciativa legislativa es necesario tener presente que el proceso de globalización que vive actualmente el mundo no es neutro y sus efectos resultan ser desfavorables para los países de América Latina y de Africa. El aspecto más relevante de esta globalización consiste en que el crecimiento del mercado mundial de capitales y servicios, que escapan completamente al control de los gobiernos, es muy significativo; aproximadamente 1.500 millones de dólares es el volumen de los movimientos de capital que circulan permanentemente, lo que es terreno propicio para una especulación financiera sin límites; estos flujos financieros se autonomizan, se hipertrofian y su racionalidad se impone a la totalidad del sistema económico. Desde esta perspectiva la pretensión de concentrar completamente la economía, en torno a algunos pocos grupos de poder económico, para asumir un liderazgo en el continente o a nivel mundial, es completamente inconveniente ya que pasamos bruscamente del viejo dirigismo estatal a un dirigismo financiero de los grupos más poderosos que intervienen en el mercado. Esta concentración no se condice con una correcta concepción de la economía de mercado, que supone la existencia de una libre competencia, con facilidad de ingreso y salida a los distintos mercados. La presencia de grupos monopólicos en el sector bancario debe preocupar a la autoridad económica ya que problemas tan importantes como el crédito y la tasa de interés están comprometidos en esta materia. El tamaño relativo de las instituciones financieras no puede dejar indiferente a la autoridad competente. La estabilidad de una entidad financiera, con una participación preponderante en el mercado, deja de ser un problema para sus accionistas y se transforma en un problema para la autoridad. Sus eventuales problemas económicos, que pueden ser producto de un pobre manejo o derivado de las debilidades en sus casas matrices, en el caso de un banco internacional, que está fuera del control real de nuestras autoridades, pueden arrastrar al resto del sistema, obligando al Estado a que asuma los costos de solucionar dicha situación para impedir la difusión de la misma en todo el sistema.

¿ Considera que esta proposición se ajusta a la Constitución Política vigente?
El Proyecto de ley en comentario está de acuerdo con la normativa constitucional, por cuanto las eventuales limitaciones que se puedan establecer en cuanto a la concentración bancaria responden a necesidades del más alto interés nacional y puede perfectamente el legislador, en virtud del bien común, imponer determinadas limitaciones a la compra o fusión de bancos. La eventual negativa de la Superintendencia tendrá que basarse en una resolución fundada en los riesgos o consecuencias de la concentración bancaria; no será por ende, una resolución arbitraria, sino que deberá encontrar fundamento en la realidad económica y financiera. Obsérvese que la Superintendencia de Bancos deberá solicitar al Banco Central de Chile un informe previo acerca de los efectos que la concentración pueden producir en la estabilidad del sistema financiero. Es precisamente el bien jurídico que se encuentra en el trasfondo de esta estabilidad el que puede llevar a la autoridad, en una resolución fundada, a no conceder autorización tratándose de operaciones que se pretendan realizar para asumir el control de un banco.
El proceso de globalización tiende a afectar la soberanía de los estados, las desregulaciones que con tanta profundidad se han realizado y las que se pretenden realizar en otros ámbitos, terminan por afectar las funciones mismas de estado; y no debe llamar en consecuencia la atención que en aras del interés nacional y de la necesaria estabilidad del sistema financiero se otorguen nuevas facultades a la Superintendencia de Bancos. El mundo global es el resultado de una profunda reorganización de la economía que está redefiniendo el papel central que desempeñó hasta ahora el Estado Nación. No regular la concentración bancaria por un falso propósito de facilitar liderazgos en el ámbito internacional, significaría deslegitimar el rol del Estado verdaderamente en todo el ámbito financiero. Todos estos cambios que se están produciendo en la economía mundial no son completamente neutros e igualmente no responden exclusivamente a la revolución tecnológica en marcha, por cuanto fácilmente se observa la presencia de grandes intereses de importantes grupos de esas naciones.
 
José Manuel Montes Saavedra,
Abogado

¿Es conveniente esta indicación para el desarrollo de la industria bancaria y el liderazgo de Chile en el Cono Sur?
A nuestro juicio, la indicación relativa a la concentración bancaria inserta en el proyecto de ley de OPAS, no es conveniente para el desarrollo de la industria bancaria y sin duda puede tener un efecto negativo para el liderazgo de Chile en el cono sur. En un escenario de mercados globalizados, donde aumenta la competencia, es necesario permitir que los bancos adquieran las dimensiones y características de sus competidores, tanto nacionales como extranjeros. A nivel mundial se observa una fuerte tendencia hacia las fusiones horizontales en los sistemas bancarios nacionales. Ellas persiguen aumentar la masa bancaria que exige la internacionalización, usar tecnologías costosas, lograr economías de escala, lograr economías por el uso del conocimiento de variados mercados, acceder a fuentes de financiamiento de bajo costo a nivel global, diversificar y economizar en la oferta de variados productos financieros.
En cuanto al riesgo sistémico, es decir, que a raíz de la caída en un banco de grandes dimensiones se produzca una situación de inestabilidad o insolvencia en el sistema financiero global, estimamos que no existiría este riesgo, puesto que en nuestro país los bancos deben cumplir las Normas de Basilea que exigen estrictos requerimientos de solvencia. El riesgo sistémico es consecuencia, entre otros, de una combinación entre la baja capitalización de las entidades, problemas de cartera y de toma excesiva de riesgos (de mercado, de crédito, operacional, etc.), poca o tardía diseminación de información relevante, y finalmente, de una mala supervisión. Por lo tanto, no apreciamos la existencia de una relación causal entre concentración y riesgo sistémico, si se atacan adecuadamente los problemas anteriores.
Por último, la actuación de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras contribuye a lograr altos estándares de calidad y manejo técnico en la administración de los bancos, incluida las exigencias de provisiones adecuadas sobre la cartera. En consecuencia, si lo que se quiere es asegurar aún más el sistema, la solución no es impedir la concentración de la industria, frenando con ello la globalización que requiere de bancos de mayor tamaño para competir en mercado internacional, sino utilizar de manera adecuada la institucionalidad existente, destinándole los recursos necesarios para cumplir cabalmente sus funciones. Asimismo, no deben olvidarse las facultades del Banco Central, que tiene los instrumentos suficientes para manejar la política cambiaria y monetaria. A lo anterior, se deben sumar la Fiscalía Nacional Económica y las Comisiones Preventivas o Resolutivas Antimonopolios, organismos encargados de velar por el buen funcionamiento de los mercados en el país y evitar prácticas anticompetitivas. Por ello, de producirse alguna situación que pueda incurrir en las señaladas prácticas, estimamos que existen los mecanismos para sancionar al infractor.

¿ Considera que esta proposición se ajusta a la Constitución Política vigente?
En cuanto a los aspectos constitucionales de la indicación, consideramos que no han sido revisados con la debida atención. Así, en un primer lugar, es posible observar que el tema relativo a la concentración bancaria, inserto en la ley de OPAS, no guarda relación alguna con las ideas matrices del mensaje con el cual se inició la tramitación legislativa de este proyecto. Incluso más, ni siquiera se mencionó que se introducirán modificaciones a la ley de bancos.

Por otra parte, de aprobarse la indicación, creemos que se estaría discriminando seriamente al negocio bancario frente a otras actividades económicas. En efecto, se impide totalmente la libre apropiabilidad de ciertos bienes, pues, como se recordará, la norma prohibe la adquisición de bienes y activos a menos que la Superintendencia lo autorice. Además, al limitar la circulación de los activos bancarios, se reduce su valor de mercado, con el perjuicio que ello acarrea a las instituciones, sin que exista compensación alguna.

Finalmente, y tal como ya se explicó, el objeto de las fusiones es permitir un mejor uso de los recursos disponibles. Al impedir la adopción de estas decisiones se está castigando la libre iniciativa para emprender actividades que benefician el normal funcionamiento de las actividades económicas.
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
Tramitación Electrónica
MICROJURIS
Poder Judicial2
Inserto2
Los Martes al Colegio
PRO BONO
Codificación Comercial
UANDES
DLE