RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 17
TEMAS
 
La Abogacía en España
Por Nielson Sánchez Stewart,
Abogado.
Corresponsal de la Revista en España.

Aprovechando el amable ofrecimiento de mi amigo Avelino León -amigo de hace casi cuarenta años- he preparado estas líneas para abrir una ventana y asomarse a lo que es el ejercicio de la profesión de Abogado en España desde mi modesta óptica.

Es posible que no sea este el mejor momento, ya que las relaciones internacionales entre los dos países distan mucho de ser óptimas. Todos confiamos que sea un momento pasajero y que unos vínculos centenarios no se afecten por las diferencias que enfrentan a los gobiernos, por importantes que parezcan. Pero, como sobre este tema no todos pensamos lo mismo, vamos a dejarlo y tratar de hablar de lo nuestro.

Comenzaré por presentarme: nací en Viña del Mar hace 54 años, estudié Derecho en la Universidad de Chile entre los años 1963 y 1967, soy Abogado desde 1968, ejercí la profesión en Santiago hasta 1973. Vine a España a hacer el doctorado en Derecho ese año y me quedé. Soy Abogado en Barcelona, en Marbella, tengo un pequeño despacho en Londres y me pongo a disposición de todos los colegas para, en la medida de mis posibilidades, ayudarles en lo que sea y en lo que pueda. He desarrollado una intensa vida colegial y ahora postulo para el cargo de Vice Decano (Vicepresidente) del Colegio de Abogados de Málaga, al que pertenezco desde 1973.

No provengo de una familia de juristas y cuando, de pequeño, comentaba con mi santa madre mi deseo de ser Abogado, ella me oponía dos argumentos -a su juicio- importantes: hay Abogados "para empedrar calles", me decía, con alusión a su gran número y, además, hijo, es un título tan local, las leyes son distintas en todos sitios y si eres Abogado en Chile nunca podrás ejercer en Guatemala, ni en Francia, ni en Bangladesh. Debo aclarar que cito a mi madre porque era una persona de gran inteligencia y de mucho sentido común.

Bueno pues, la pobre no se equivocaba en cuanto al primero de sus asertos: el gran número de Abogados. Si bien cuando manteníamos esta conversación hacía varios años que Calamandrei había escrito "Troppi avvocati!", mi madre no podía imaginarse la explosión demográfica de la profesión a la que yo habría de asistir y a la que me referiré en algún artículo que se me permita publicar en el futuro.

Pero en cuanto a la segunda de las afirmaciones: respecto del confinamiento profesional a las fronteras del Estado que produce las normas que se estudian en la Facultad de Derecho respectiva, hay que reconocer que mi consejera se equivocaba rotundamente, y curiosamente yo he tenido oportunidad de comprobar su error en primera persona.

El error viene de pensar que los Abogados estudiamos "leyes". En Chile se habla de la "Escuela de Leyes", se dice "terminó Leyes" para significar que se ha egresado de la facultad. Pero los juristas no estudiamos leyes, estudiamos el derecho, que es una ciencia que no es propia de un país, sino que de todo occidente, y por eso el trasladarse de un país a otro para ejercer la profesión no es más dramático que el asistir a una derogación colectiva del Código Civil, del Código Penal, del Código de Procesamiento Civil, en fin, de toda la normativa vigente y su reemplazo súbito y sin "vacatio legis" inmediato. Traumática experiencia, pero de ninguna manera insuperable.

También, claro, cambia la costumbre -fuente del derecho-, toda la jurisprudencia conocida deja de tener interés y hay que asumir unos cuantos años de jurisprudencia, a veces cientos, de acuerdo con el país al que uno se traslade.

La experiencia, en todo caso, es fascinante y sirve, entre otras cosas, para tener una óptica más amplia y a veces bifocal respecto de lo que es la aplicación del derecho.

Y además se experimenta algo muy placentero. Se da uno cuenta de lo bien que se preparaba a los juristas en la Universidad de Chile en los años sesenta -modestia aparte-. No he tenido la suerte de estar en contacto con las universidades chilenas en los últimos años. Confío que la tradición se haya mantenido.

Marbella (España), 6 de Octubre de 1999
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
Inserto2
Tramitación Electrónica
Poder Judicial2
DLE
UANDES
PRO BONO
Codificación Comercial
MICROJURIS
Los Martes al Colegio