RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 17
ACTUALIDAD
 
El Primer Fiscal Nacional
Un amplio respaldo por parte de los parlamentarios recibió el primer Fiscal Nacional de Chile, propuesto por el Presidente de la República.
El 17 de noviembre pasado, el abogado Guillermo Piedrabuena Richard (62), casado, seis hijos, fue ratificado por el Senado con 39 votos a favor, uno en contra y una abstención. Un largo proceso que se vio acelerado durante el último mes, en vista del propósito del Gobierno de dejar zanjado un tema que era prioritario en su agenda programática en relación a la Reforma Procesal Penal.
La proposición que el Presidente Eduardo Frei realizó el 16 del presente al Senado, se produjo luego de una semana de deliberaciones después que la Corte Suprema presentara la quina de postulantes, compuesta por Davor Harasic, Guillermo Piedrabuena, Vivian Bullemore, Luis Bates y Manuel Guzmán. Esta elección se había efectuado entre los 12 postulantes que aceptó el máximo Tribunal, después de descartar a otros 8 por no presentar todos los documentos que la ley exige para acreditar los requisitos para el cargo, según se argumentó.
La Ley Nº 19.640 Orgánica Constitucional del Ministerio Público, en su Art. 14 fija como requisitos para ser nombrado Fiscal Nacional, ser ciudadano con derecho a sufragio, tener a lo menos 10 años el título de abogado, haber cumplido 40 años de edad y no encontrarse sujeto a algunas de las incapacidades e incompatibilidades previstas en dicha ley. El Fiscal Nacional durará 10 años en su cargo y no podrá ser designado para el período siguiente.
Consejero del Colegio de Abogados, profesor de Derecho Procesal en las universidades Católica y Gabriela Mistral, Guillermo Piedrabuena participó durante treinta años en el Consejo de Defensa del Estado, llegando a ser Presidente de este organismo entre 1990 y 1993. De amplia trayectoria académica y en la administración de justicia, se desempeñó como Jefe del Departamento asesor del Ministerio de Justicia durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalva, ocupando incluso, el cargo de Subsecretario suplente.
Presidente del Tribunal Especial de Propiedad Industrial, miembro del Cuerpo de Arbitros de la Cámara de Comercio de Santiago, durante estos dos últimos años, Piedrabuena fue designado por la Facultad de Derecho de la Universidad Católica para dedicarse exclusivamente en su trabajo docente a la reforma procesal penal. Una buena aproximación para este procesalista que tras numerosísimas publicaciones referentes al tema, deberá llevar a la práctica uno de los proyectos más ambiciosos y esperados en la justicia chilena.
Una tarea que para el propio Fiscal, exigirá "una gran capacidad organizativa y gran perseverancia", según afirmó en las páginas de la Revista del Abogado Nº16: "En un plazo no mayor de tres años, el Fiscal Nacional debe echar a andar un Servicio que dispondrá de más de 3.000 funcionarios, incluyendo hasta 600 fiscales". En el mismo artículo, en que describe las características que deberá tener quien ocupe dicho cargo, se refiere a la importancia que tendrá para éste el conocimiento en profundidad, tanto de los proyectos que componen la reforma procesal penal, como de las leyes y jurisprudencia del antiguo proceso penal: "tanto por la coexistencia de ambos (sistemas) en un lapso de tiempo considerable, como porque será necesario evitar muchos de los defectos actuales cuando se aplique el nuevo sistema" afirmó.
Por lo pronto, aparte de los asuntos administrativos que implica organizar un Servicio desde sus inicios, la principal tarea del Fiscal Nacional será la de establecer los criterios de actuación del Ministerio Público para el cumplimiento de los objetivos establecidos en la Constitución y las leyes. Deberá además, establecer los criterios respecto a recursos humanos, remuneraciones, gastos e instancias de administración. Tendrá a su cargo también, crear unidades especializadas para colaborar con los fiscales, dictar reglamentos, determinar la forma de funcionamiento de las fiscalías y demás unidades del Ministerio Público y nombrar los fiscales regionales, entre muchas otras.
El nuevo sistema tendrá su partida en la forma de un plan piloto en la IV y IX regiones, donde las respectivas Cortes de Apelaciones deberán luego de un Concurso Público, formar sendas ternas en que el Fiscal Nacional elegirá a un candidato. Ya se han anticipado sus preferencias "Considérese que la mayor parte de los nuevos Fiscales, deberán ser abogados jóvenes, lo que es preferible desde todo punto de vista porque en general, a los abogados más antiguos les será extremadamente difícil aprender y acostumbrarse a un sistema procesal nuevo que no tiene raíces en nuestra tradición jurídica".
Ya anticipó Guillermo Piedrabuena el intenso trabajo que le corresponderá efectuar para contribuir a sacar adelante las reformas legales pendientes que se requieren. Entre ellas, figura, en primer término, la Ley Orgánica del Ministerio Público y otras fundamentales en las Comisiones del Congreso, a las que deberá concurrir y exponer sus puntos de vista. Así como su aporte legislativo, la experiencia docente del Fiscal Nacional será clave para ayudar a difundir y explicar el nuevo sistema a los distintos estamentos: universidades, abogados y jueces entre otros.
Uno de las virtudes que Guillermo Piedrabuena ha destacado como fundamental en quien detente este cargo, es la transparencia: "Muchos querrán presionar o influenciar de una u otra manera al nuevo Fiscal y si éste se deja influenciar el Servicio perderá prestigio prontamente", afirmó en el citado artículo de esta Revista. De ahí que en declaraciones al diario "El Mercurio" asegurara: "Yo he tenido demostraciones antes de independencia. Como presidente del CDE fui realmente independiente y no acepté presiones políticas de nadie. Eso lo valoró el país".
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
Tramitación Electrónica
Los Martes al Colegio
DLE
PRO BONO
Codificación Comercial
Inserto2
Poder Judicial2
MICROJURIS
UANDES