RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 32
MÚSICA
 
CARLOS KLEIBER
Muere el Mejor Director de Orquesta Contemporáneo

Por Oscar Kolbach C.
Abogado
El mundo de la música selecta se encuentra afectado por el fallecimiento de Carlos Kleiber, quien es considerado por la crítica mundial como el más excelso director de orquesta desde los tiempos del legendario Wilhelm Furtwaengler.
Su defunción ocurrió el día 13 de julio pasado a la edad de 74 años en la ciudad de Konjsica, este de Eslovenia, tierra natal de su madre y de su cónyuge.
Su padre, Erich Kleiber, también afamado director austríaco, se instaló en la década de los años 50 con su familia en Argentina, país en el cual Carlos se formó musicalmente. Posteriormente viajó a Europa para perfeccionar sus estudios y también vivió un año en Chile, donde se educó en un conocido colegio inglés de Santiago.
Durante su vida profesional dirigió exitosamente las mejores orquestas del mundo, como la Filarmónica de Viena, Filarmónica de Berlín y Concertgebow de Amsterdam, entre otras. Igualmente, fue el conductor predilecto de las principales plazas operísticas, Ópera de Viena, Covent Garden, Scala de Milán Opera de Münich y Metropolitan Opera House de Nueva York, entre otras.
Lamentablemente, el repertorio de tan excepcional músico no fue tan extenso como era de esperar -atendido su ilimitado talento-, producto tal vez de un perfeccionismo casi enfermizo, el cual lo indujo incluso a reducir sus presentaciones públicas hasta el fin de sus días. Sin embargo, dejó para la posteridad, un puñado de grabaciones referenciales, las que han sido calificadas unánimemente como versiones absolutamente irrepetibles.
Ejemplo de ellas lo constituyen, entre otras, sus interpretaciones de la 5ª y 7ª sinfonías de Beethoven y la 4ª Sinfonía de Brahms, todas con el apoyo de la excepcional Filarmónica de Viena.
En el campo operístico, Kleiber fue considerado un genial intérprete tanto de la ópera alemana, “Tristán e Isolda” de Richard Wagner, “el Cazador Furtivo” de C.M. von Weber, como de la italiana, “La Boheme”, de Puccini y la “Traviata” y el “Otello” de G. Verdi, como igualmente, “El Caballero de la Rosa”, de Ricardo Strauss y el “Murciélago”, de su homónimo Johann Strauss hijo.
Del mismo modo, las versiones gramofónicas de las obras de la familia Strauss, incluidos sus maravillosos valses -tan admirados por Richard Wagner y Johannes Brahms-, fueron captadas con el refinadísimo gusto de Carlos Kleiber en esas inolvidables veladas de los Conciertos de Año Nuevo, correspondientes a 1989 y 1992, respectivamente, uno de los cuales incluso se encuentra en el sistema DVD.
En definitiva, y gracias a las referidas grabaciones que afortunadamente están a nuestra disposición en las principales casas de discos del país, es que podremos contar en forma imperecedera con el recuerdo de quien, siendo el más retraído y menos publicitado director de orquesta, ha sido considerado paradojal y unánimemente, incluso entre sus propios pares, como el más genial conductor contemporáneo.
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
MICROJURIS
Los Martes al Colegio
UANDES
Codificación Comercial
Inserto2
Tramitación Electrónica
DLE
PRO BONO
Poder Judicial2