RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 32
TEMAS
 
Chile-Bolivia
Cien Años de Conflicto
Por Alfredo Alcaino B.
Abogado
« Chile y Bolivia tienen que poner la mirada al futuro», señaló el presidente Lagos en respuesta a los dichos de su par boliviano, Carlos Mesa. No obstante, aún se ve lejana incluso la reanudación de relaciones diplomáticas entre ambos países. En este artículo se analizan las causas de ello y los requisitos que deben cumplirse para el logro de una paz definitiva.
No se puede comprender el conflicto entre Chile y Bolivia sin comenzar recordando la historia de ese país.
Fue a partir de 1817 que se puso fin a la dominación realista en América. Durante ese año los libertadores Bolívar, Sucre, San Martín y O’Higgins iniciaron la rebelión final contra el imperio colonial español, con los triunfos definitivos de Maipú, Chile, en 1818; Boyaca, Colombia, en 1819; Carabobo, Venezuela, en 1821; Pichincha, Ecuador, en 1822; y Ayacucho, Perú, en diciembre de 1824, luego de una batalla ganada abrumadoramente por Antonio José de Sucre, más tarde mariscal, contra el último virrey español, La Serna, y su general Canterac.
Entonces Bolivia no existía en los planos coloniales. Ésta nació por una iniciativa de Simón Bolívar, que quiso crearla en apoyo a los moradores de ese futuro país, segregando el territorio del Virreynato del Alto Perú a la Audiencia de Charcas, hoy Bolivia, que era interior y muy distante de Lima.
Bolívar dio su nombre a la nueva república y una Asamblea Constituyente designó como su primer Presidente al mariscal Sucre. Éste desempeñó el cargo desde 1826 hasta 1828, año en que los disturbios clandestinos lo movieron a renunciar. Finalmente fue asesinado en 1830, a los 35 años, cuando marchaba sin escolta desde Bogotá hacia su hogar en Quito.
Antecedentes de la Guerra del Pacífico
Desde tiempo inmemorial, el límite entre Chile y Bolivia fue el desierto de Atacama, el más árido del planeta, por el que ninguno de los países se interesaba hasta que los chilenos descubrieron el salitre y empezaron a explotarlo.
Durante los gobiernos de los presidentes de Chile, José Joaquín Pérez, y Mariano Melgarejo, de Bolivia, se firmó el Tratado de 1866, que fijó el límite en el paralelo 24 y acordó repartir por la mitad los derechos de aduana producidos entre los paralelos 23 y 25.
Perú, entretanto, resolvió expropiar las salitreras de Tarapacá, que al igual que las de Antofagasta eran explotadas por capitales y brazos chilenos. Por su parte, Bolivia hizo lo mismo y ambos países firmaron en 1873 el Tratado Secreto de alianza ofensiva y defensiva. También buscaron la adhesión argentina, que bajo el gobierno de Sarmiento estuvo a punto de otorgarse, pues sólo faltó la aceptación del Senado.
En tanto, el presidente de Chile, Federico Errázuriz Zañartu , informado de las maniobras de nuestros vecinos, apremió el envío desde Inglaterra del acorazado Cochrane, cuya sola presencia sirvió para enfriar los arrestos de Argentina, que no se sentía fuerte en el mar, e impulsó que Bolivia buscara un nuevo entendimiento con Chile.
En 1874 los presidentes Errázuriz y Tomás Frías, de Bolivia, firmaron un Tratado, donde se fijó como límite el paralelo 24 y se reconoció como boliviana la hoy provincia de Antofagasta. Bolivia se comprometió a no alzar durante 25 años los impuestos a las empresas chilenas que explotaban salitre en ese país.
En 1878 el General Hilarión Daza, que había derribado al presidente Frías, infringió el tratado, fijando arbitrariamente un impuesto de 10 centavos al quintal de salitre exportado. La Compañía de Salitre de Antofagasta reclamó, pero fue desoída y se negó a pagar. Entonces Daza decretó el embargo y remate de las salitreras, a pesar de las protestas del gobierno chileno.
En vista de la abierta violación del Tratado a sólo cuatro años de suscrito, el gobierno dispuso la ocupación militar de Antofagasta, lo que cumplió el coronel Emilio Sotomayor en medio de la alegría de la población, que en un 95% era chilena. Ese fue el detonante de la Guerra del Pacífico.
Bolivia declaró la guerra el 1° de marzo de 1879. Perú, bajo el gobierno de Manuel Prado, se negó a mantener la neutralidad y el presidente de Chile, Aníbal Pinto, le declaró la guerra a los aliados el 5 de abril. Argentina rechazó una nueva petición de ingreso a la alianza por temor a complicaciones con el emperador Pedro II de Brasil, que simpatizaba con Chile.
Bolivia se marginó de la guerra en 1880, con Daza absolutamente desprestigiado y depuesto por Campero, mientras Perú continuó solo la guerra hasta su última gran batalla perdida, la de Huamachuco, en julio de 1883, que fue ganada por el coronel chileno Alejandro Gorostiaga.
Condiciones para la paz
Sin duda, un anhelo importante es lograr una paz definitiva con Bolivia, sin embargo, ello requiere de muchos requisitos, los que a continuación analizaremos.
1°) Como resulta inconcebible la idea de otorgar a Bolivia un corredor que parta en dos el territorio chileno, necesariamente dicho corredor tendría que ubicarse al norte de Arica y contar por lo tanto con la venia de Perú, atendido el Tratado de 1929, que requiere esa conformidad. Obtenerla debe ser tarea boliviana.
2°) Supuesta la conformidad, procede un canje territorial y Bolivia debe ceder a Chile un territorio interior, igual en dimensiones a la franja entregada por nuestro país, y derechos de agua suficientes, los que sobran a Bolivia.
3°) Debe garantizarse en forma absoluta el tránsito de personas y mercaderías entre Chile y Perú, con la misma fluidez que hasta ahora. Cabe tener presente, además, que ya los alcaldes de Arica y Tacna manifestaron públicamente su oposición a la franja.
4°) Debe tenerse en cuenta que dicha franja pegada a Perú tiene como borde costero una larga playa carente de puerto y del todo inadecuada para construir uno, dado que se trata de aguas de escasa profundidad.
5°) Es necesario prever un seguro problema que se presentaría a las empresas pesqueras chilenas, y sin duda a las peruanas. Al prolongarse 200 millas hacia el mar, la franja entorpecería la pesca y se arriesgaría incluso a que Bolivia concediera en su franja mar adentro (Zona Económica Exclusiva), derechos de pesca a las empresas europeas y asiáticas que ahora, habiendo agotado las existencias pesqueras en sus propios mares, merodean el mar territorial chileno, peruano, ecuatoriano y colombiano.
6°) Cabe recordar la inclinación de Bolivia a cuestionar sus compromisos y su inestable trayectoria política. En 179 años de existencia ha tenido numerosos presidentes y dictadores que, en promedio, no alcanzan a durar un año al mando. Por ejemplo, tan sólo en los últimos tres años ha tenido cuatro mandatarios.
7°) El alegato boliviano de que el Tratado del 20 de octubre de 1904 le fue impuesto por Chile, siendo que Bolivia se había retirado de la guerra 24 años antes, resulta demasiado insostenible como para detenerse a considerarlo.
8°) Es muy importante recordar que respecto a su comercio exterior los bolivianos tienen con Chile las máximas facilidades aduaneras existentes en el mundo para países mediterráneos. ¿En qué puede afectar a su comercio y desarrollo, entonces, el hecho de operar por un terreno con soberanía propia o ajena, menos ahora que ha llegado al mundo la globalización? Checoslovaquia, Hungría, Austria y Suiza, el país más rico del mundo, carecen de mar. Y junto a Bolivia, Paraguay tampoco lo tiene.
En la actualidad Bolivia quiere llevar este tema a foros internacionales, sin comprender que Chile jamás cederá a supuestas presiones externas.
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
Poder Judicial2
Codificación Comercial
UANDES
PRO BONO
Tramitación Electrónica
Inserto2
Los Martes al Colegio
DLE
MICROJURIS