RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 33
ABOGADO ILUSTRE
 
Enrique Richard Fontecilla
Este distinguido abogado, docto profesor de Derecho y hombre público ejemplar, nació en Santiago el 27 de enero de 1865.
Hizo sus primeros estudios en el Liceo de Valparaíso y en el Seminario de esa ciudad, y luego se trasladó a Santiago para seguir sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.
El 15 de mayo de 1886, a los 21 años, recibió su título de abogado. Bebido a que se había destacado como un alumno brillante durante toda su carrera, ingresó de inmediato al bufete de don Carlos Walker Martínez, ilustre político conservador que gozaba de gran prestigio y disfrutaba de una vasta e importante clientela, que atendía pleitos de trascendencia y de alta cuantía.
A poco de iniciarse en el ejercicio de la abogacía, don Enrique Richard Fontecilla brilló con luz propia, lo que con rapidez lo convirtió en uno de los abogados de más nombradía, que tenía a su cargo delicadas cuestiones de derecho que de ordinario resolvía con éxito, facilidad y acierto.
Abogado de bancos y de numerosas empresas comerciales, se decía en su época que era uno de los profesionales que contaba con mayor clientela. Se entregaba de lleno a atender los intereses y defender los derechos de quienes habían confiado en su experiencia y saber. Su acrisolada probidad y preclara inteligencia le labraron su prestigio.
Hombre de estudio, desde que se fundó la Universidad Católica en 1880 tomó a su cargo la cátedra de Derecho Civil, la que sirvió hasta 1911. En ella se distinguió por sus vastos conocimiento, por su método de enseñanza y por la claridad de sus exposiciones, y fue reconocido por sus alumnos como un gran profesor. Tanta era su preparación y prodigiosa memoria que jamás se valía de un texto para dar sus lecciones.
Era tan asombrosa, que constantemente hacía citas de leyes, sin equivocarse jamás, ni siquiera en la numeración de los artículos del Código a que se refería.
Fue profesor prácticamente hasta su muerte. En reconocimiento de sus méritos docentes, al vacar el Decanato de Derecho en dicha Universidad, por fallecimiento del viejo maestro y procesalista don Cosme Campillo, fue elegido para reemplazarlo. Tal era su vinculación y afecto por esa Casa de Estudios Superiores, que en sus postreros momentos le legó su nutrida y valiosa biblioteca.
Tuvo activa participación como miembro de la Comisión Revisora del Código de Procedimiento Civil, en la cual prestó valiosos servicios, como lo reconoció el Presidente Germán Riesco. En las actas de dicha Comisión existe constancia de los aportes que hizo para lograr el perfeccionamiento de ese cuerpo de leyes.
Interesado en las cuestiones públicas, tuvo dilatada y activa vida política. Luego de participar en la Revolución de 1891 en el bando congresista, ese mismo año fue elegido diputado por los departamentos de Llanquihue y Carelmapu. En 1894 obtuvo la diputación Ovalle y Combarbalá, pero su elección fue anulada. En 1897 fue elegido como diputado por Valparaíso y Casablanca, y en 1900 fue reelegido en el cargo. En 1903 fue nuevamente electo diputado, esta vez por Quillota y Limache, hasta 1906. Como parlamentario sobresalió por su elocuencia, seriedad y profundidad de sus intervenciones en los debates y, sobre todo, por su alto espíritu patriótico. En reconocimiento de ello fue elegido miembro del Consejo de Estado, desde 1903 a 1909. También formó parte de la Comisión Conservadora.
A la temprana edad de 47 años este abogado ilustre falleció en Santiago el 14 de mayo de 1912.
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
DLE
Inserto2
Poder Judicial2
UANDES
Tramitación Electrónica
MICROJURIS
Los Martes al Colegio
PRO BONO
Codificación Comercial