RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 33
TEMAS
 
La Factura
¿ Un Nuevo Título Ejecutivo?

Por Álvaro Parra V.
Abogado
En abril entró en vigencia la Ley 19.983, que regula la transferencia y otorga mérito ejecutivo a una copia de la factura que se crea en dicha Ley. Para esos efectos, en febrero de este año el SII dictó la: Resolución Exenta N¼ 14, que regula los aspectos tributarios y dicta nuevas normas de vigencia de la factura; y el pasado 12 de abril se dictó el Reglamento N¼ 93 sobre la aplicación del artículo 9 de la ley 19.983.
Si bien existen distintas definiciones respecto a lo que es una factura, en definitiva ésta es un instrumento privado, de control tributario, por medio del cual se deja constancia de las mercaderías enajenadas, vendidas o arrendadas y de los servicios prestados, con una descripción de los bienes o servicios, su valor unitario, su valor neto, el IVA si se grava o no la operación y el valor bruto a pagar, con señalamiento o no de su fecha de pago y con expresión de su vigencia.
La ley en general no ha definido la factura, sino que se refiere a ella el Código de Comercio, Art. N¼160, y en la Normativa Tributaria, Art. N¼ 52 y siguientes del DL 825 y Art. N¼ 69 y siguientes del DS N¼ 55, Reglamento de DL 825. La Ley 19.983 tampoco la definió y dejó la normativa tributaria existente para precisar sus requisitos tributarios y normó aspectos de forma que veremos a continuación. Por último, digamos que la Factura no es ni se asemeja en nada a un Título de Crédito.
Por su parte, la Ley 19.983 crea una Copia de la Factura, con el fin de normar su transferencia, su cobro por un tercero y su posible cobro ejecutivo. Asimismo, determina las formas de vencimiento de ésta para el cobro de su importe, que puede ser de pago al contado o a su recepción o con pago a plazo, y autoriza los siguientes vencimientos: a un plazo desde la recepción de las mercaderías o de la prestación del servicio, o a un día fijo y determinado. En todo caso, si no hay mención expresa de la fecha de pago, la factura es pagadera a 30 días desde su recepción (Art. N¼2).
También se norma cuándo la factura queda irrevocablemente aceptada, lo que sucede si ésta no se devuelve ni las guías de despacho al tiempo de su entrega, o si no se reclama de su contenido dentro de los 8 días corridos siguientes a su recepción, o en el plazo que las partes hayan acordado, el que no podrá exceder de 30 días corridos. El reclamo se realiza por medio de carta certificada o por cualquier otro medio fehaciente, conjuntamente con la devolución de la factura y las guías de despacho, o junto con la solicitud de la emisión de la nota de crédito correspondiente. El reclamo se entiende hecho en la fecha de envío de la comunicación (Art. N¼ 3). Si no se reclama por su contenido, en los plazos y en la forma dicha, la factura queda irrevocablemente aceptada, lo que significa que por fin no se podrá devolver antojadizamente y en cualquier tiempo y ello dará certeza para poder negociar el crédito que representa para su emisor, otro aspecto que abordaremos seguidamente.
Además se establece la Libre Cesibilidad del crédito mercantil que lleva envuelta la factura irrevocablemente aceptada. Si se cumplen los requisitos legales contenidos en el Art. N¼ 4 de la Ley, la copia de la factura quedará apta para su cesión libremente. Dichos requisitos son: que ésta se haya emitido cumpliendo las exigencias legales, que incluya la mención “cesible” y que conste el recibo de la mercadería o de los servicios en la forma exigida por el legislador. Se señala expresamente en la parte final del Art. N¼4 que: “Toda estipulación que limite, restrinja o prohíba la libre circulación de un crédito que conste en una factura se tendrá por no escrita”.
Finalmente, se da mérito ejecutivo a la copia cesible de la factura. El legislador creó un título ejecutivo imperfecto, es decir, debe ser preparado para tener mérito ejecutivo y ser el título de un procedimiento ejecutivo de cobro de pesos.
¿ PARA EVITAR ENTORPECIMIENTOS?
Los requisitos para que la copia tenga mérito ejecutivo establecen que: a) la factura no haya sido reclamada, es decir que esté irrevocablemente aceptada; b) que las mercaderías y servicios hayan sido entregados o prestados, lo que tiene que constar en la factura; c) que su pago sea actualmente exigible; y d) que la acción de cobro no esté prescrita (Art. N¼5). La Ley en comento reguló en los incisos 3¼, 4¼, y 5¼ de este artículo mecanismos para hacer viable el mérito ejecutivo de la copia de la factura, pero no de ésta. Si no se cumple con el conste de la recepción conforme de los servicios o las mercaderías y el comprador de la mercadería o el receptor de los servicios no estampan la constancia de recepción conforme, podrán ser sancionados mediante un mecanismo de denuncia al Juzgado de Policía Local, con una multa a beneficio fiscal de hasta el 50% del monto de la factura, con un máximo de 40 UTA
.
Para que se complete el título ejecutivo es necesario que sea notificado judicialmente el deudor de la factura, cumpliéndose con los requisitos ya vistos. Si éste, en el acto de notificación o dentro del tercer día no alega la falsificación material de la factura o de las guías de despacho respectivas, o de la constancia o recibo, o no alega la falta de entrega de las mercaderías o de la prestación de los servicios, o bien en el caso que dicha alegación sea desechada por resolución judicial firme, se tendrá por preparada la vía ejecutiva y se podrá seguir adelante un juicio ejecutivo conforme lo ordena el Art. N¼ 436 del Código de Procedimiento Civil.
Con el objeto de evitar entorpecimiento y falsas alegaciones en la gestión preparatoria de Notificación Judicial del Cobro de la Factura, tales como impugnaciones dolosas o si el deudor es vencido totalmente en el respectivo incidente, será condenado al pago de una indemnización legal de perjuicios ascendente a una suma igual al saldo debido, más el interés máximo convencional que corra entre la fecha de la notificación y el pago efectivo. Sin perjuicio que deberá pagar también el saldo de la factura y las costas procesales y personales, todo lo cual se podrá cobrar ejecutivamente. (Art. N¼5 inciso final).
Desafortunadamente, este paso procesal de la preparación de la vía ejecutiva dará lugar a dilatados incidentes que retardarán el inicio del juicio ejecutivo, con el grave peligro que la acción de cobro prescriba. (Art. N¼10 inciso final). Más aún se dio apelación, en el sólo efecto devolutivo, en circunstancias que en el Art. N¼211 del Código de Comercio es inapelable esta misma resolución que desecha las impugnaciones a la carta de porte (Art. N¼ 5, letra d, parte final). Por último, si se ha cedido la copia de la factura, ésta tendrá el mérito ejecutivo que la Ley le da, con tal que se cumplan los demás requisitos legales (Art. N¼6).
Cabe preguntarse si la copia de factura con mérito ejecutivo puede servir de título para solicitar la quiebra del deudor. Para contextualizar esta pregunta, recordemos que el legislador autoriza en el Art. N¼ 43 N¼ 1 de la Ley 18.175, recientemente modificada, para que sirva de Título que configura una causal de quiebra, que un deudor del Art. N¼ 41, haya cesado en el pago de una obligación mercantil que conste en un Título Ejecutivo con el solicitante. Pues bien, si la obligación consta en una copia de factura emitida bajo las normas de la Ley 19.983, la que da cuenta de una obligación mercantil y que está vencida, esto es que se ha cesado en su pago y el deudor es del Art. N¼ 41, aparentemente habría título para que con la copia cesible de la factura se solicite la quiebra, hecho que será materia de amplio debate, puesto que no es una interpretación pacífica.
OTRAS FACULTADES
La Ley en comento permite, en primer lugar, la cesión del crédito que emana de una operación mercantil de venta, arrendamiento o prestación de servicios, de la que da cuenta la factura. Para ello se crea una copia especial de ésta, la que ha sido normada también por el SII, en febrero de 2005, y que puede cederse conforme a las siguientes reglas especiales que han venido a modificar las normas de los Arts. N¼s 162 y siguientes del Código de Comercio:
• La cesión del crédito es en dominio.
• El cedente debe estampar su firma en el anverso de la copia cesible, agregando el nombre completo, rol único tributario y domicilio del cesionario, y debe entregarla físicamente al cesionario.
• Se debe poner en conocimiento del deudor obligado al pago de la factura, por un Notario Público o por el Oficial del Registro Civil en las comunas donde no haya Notario, personalmente, con exhibición de copia del respectivo título, o mediante el envío de carta certificada, adjuntando copias del mismo certificadas por el ministro de fe.
• La cesión es oponible al deudor cedido al sexto día siguiente a la fecha de envío de la carta certificada, dirigida al domicilio del deudor registrado en la factura.
Lo más importante de estas normas es que se da valor a la notificación de la cesión del crédito, la que se hace por carta certificada remitida por el Notario o por el Oficial del Registro Civil, validándose un procedimiento que en la práctica se ha utilizado por más de diez años, al cual se opusieron tenazmente deudores de facturas cedidas. En relación a si puede prendarse el crédito, es relevante señalar que la ley no lo prohibió expresamente, por lo que no hay inconvenientes para pignorar el crédito, bajo las normas generales.
En segundo lugar, la nueva ley norma la entrega en cobro de la copia de la factura. A través del estampado valor en cobro que se debe poner en el anverso de ésta, bajo la firma del beneficiario que la entrega para su cobranza, se constituye un mandato especial para su cobro. En virtud de éste el portador está facultado para cobrar y percibir su valor insoluto, incluso judicialmente, y tiene todas las atribuciones propias del mandatario judicial, comprendidas aquellas que según la ley requieren de mención especial. Sin embargo, es un error de la ley crear un seudo endoso en cobranza al portador. En efecto, en el Art. N¼ 8 se establece que en virtud de este “valor en cobro” bajo la firma del beneficiario, el portador está facultado para cobrar y percibir, incluso judicialmente.
El legislador debió exigir que se singularizara al mandatario, requiriendo, al igual que para la cesión (Art. N¼7) agregar su nombre completo y su RUT. Tampoco queda claro si puede ser mandatario para el cobro, con facultades judiciales tanto una persona natural como una persona jurídica, situaciones todas que han quedado sin una solución y que por ser el mandato al portador permite que cualquiera cobre, perciba, transija, etcétera. También es un error establecer este mecanismo de cobro sólo respecto de la copia de la factura negociada y no respecto de la factura misma.
La nueva ley también hace aplicables sus normas a las facturas electrónicas y crea un Registro Público de Facturas Electrónicas que se transfieran, el cual será llevado por el SII o terceros a los que éste encargue su administración. Es notable el reconocimiento al comercio electrónico como también la creación del mencionado registro, el que entre sus mayores aciertos cuenta el hecho que la Notificación de la cesión de una factura electrónica puede hacerse además cuando ella aparezca en el Registro y es oponible al deudor cedido al día siguiente hábil de haber sido incorporada a aquel (Art. N¼9). En esta materia el Reglamento N¼ 93, publicado el día 13 de abril pasado, innova y regula la cesión de créditos electrónicos, exigiendo empero, entre cedente y cesionario, la entrega del archivo electrónico de cesión y la puesta en manos del cesionario del recibo conforme. (arts. 3 y 2 del Reglamento). Por otro lado, la cesión de la factura electrónica es oponible al deudor cedido una vez que se anote en el Registro de Cesiones que se llevará, anotación que debe solicitar el cedente y que pueden corregirse en caso de error. (art. 4 Reglamento). Finalmente la factura electrónica puede imprimirse y por medio de dicha impresión se puede ceder el crédito en ella representado, bajo las normas del art.6 del Reglamento, relacionado con el artículo 7 de la ley para los efectos de la notificación.
REDACCIÓN CONFUSA DE LA LEY
Por otra parte, en su Art. N¼ 10 la ley hace aplicables a la cesión de facturas las normas de los Códigos Civil y de Comercio, lo que será especialmente importante cuando las facturas no cumplan con los requisitos de la Ley 19.983, en este caso rige la normativa primitiva que no se ha modificado. También hace aplicable a las copias de facturas cedidas las normas sobre extravío de los Arts. 89 y siguientes de la Ley 18.092. Por esta vía, se crea el acceso a un mecanismo que permitirá obtener una resolución judicial que ordene al deudor no pagar la copia de la factura cuyo extravío se está tramitando.
Además se establece un plazo de prescripción de la acción de cobro del crédito que consta en la copia de factura regulada por la Ley 19.983. Respecto de la prescripción, el Art. N¼10 inciso final fija un plazo de un año para la prescripción de la acción ejecutiva de cobro de la copia de la factura, contado desde su vencimiento. Es confusa la redacción de esta norma, ya que se sanciona con un año la prescripción de la acción de cobro respecto de la acción que emana a favor del titular o del cesionario, si la copia de la factura ha sido cedida, pero no comprende esta prescripción a la acción de cobro propiamente tal de la factura que no puede llegar a tener mérito ejecutivo y que se rige por la norma general del Código de Comercio del Art. N¼ 822, esto es cuatro años.
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
Codificación Comercial
Inserto2
Tramitación Electrónica
MICROJURIS
PRO BONO
DLE
Poder Judicial2
UANDES
Los Martes al Colegio