RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 33
CONTRAPUNTO
 
Notarías en la mira de la Reforma
Un proyecto que próximamente será despachado al Congreso contempla la designación de un oficial primero abogado, que podría reemplazar al notario cuando éste se ausente de la notaría por estar realizando una diligencia. Eso evitaría quedar sin firma. Pero ¿es algo realmente necesario para todo el país? ¿O bien sólo refleja la realidad de Santiago?
A continuación presentamos dos opiniones opuestas sobre un tema complejo.
“Ganan las personas, los abogados y las empresas”
JOSÉ MUSALEM S.
Notario Titular
48ª Notaría de Santiago
1.- ¿Se justifica un proyecto de designación de un notario adjunto o alterno para todo el país destinado a resolver los problemas de ausencia o falta de firma en Santiago, teniendo en cuenta que la actividad notarial y las diligencias que realizan los notarios fuera de su oficio son más bien escasas en regiones?
Las notarías del centro de Santiago y cercanas a él, así como aquellas de capitales de provincias y pueblos medianos y grandes -alrededor del 85%- realizan muchas diligencias fuera del oficio y por lo mismo requieren de un oficial primero que pueda reemplazar al titular. En los pueblos de comunas pequeñas, normalmente los notarios no tienen que realizar diligencias fuera del oficio. Como es voluntario el designar un oficial primero, estas notarías, que no son más del 15%, no lo contratarán, ya que la ley no los obliga.
Con esta reforma ganan, en primer lugar, las personas que concurren diariamente por miles a las notarías, los abogados, las empresas e instituciones que tendrán atención y firma permanente en ellas. El notariado, a su vez, tendrá la ventaja de que los clientes no reclamen ni hagan escándalos por la ausencia de firma y de los notarios.
2.- ¿Cómo se resuelven los actuales problemas de suplantación de personas y falsificación de escrituras publicas a través de sistemas electrónicos, que atentan contra la función notarial y ponen en juego el papel de fedatario?¿Qué sucede con el rol notarial para cubrir los riesgos que se plantean en la práctica cotidiana con las suplantaciones?
Siempre fue posible la suplantación de personas mediante la cédula de identidad o por otros medios, existiendo o no tecnología electrónica. La Corte Suprema ha ido tomando medidas para evitarlo. Ella ha obligado a poner la huella digital en los documentos y ha exigido a los notarios enviarle mensualmente fotocopia del registro de repertorios. También contribuye a ello la decisión de los notarios de pedir al cliente poner el número de su cédula a mano, que da más seguridad de quién firma, y la exigencia de la fotocopia del carné con la huella digital del firmante en todos los documentos privados que deben firmarse ante el notario. Estas y otras medidas han disminuido mucho la falsificación de documentos, a lo que también se unen las sanciones de cárcel y la exoneración en caso de falsedades en ellos.
3.- En su opinión, ¿los notarios deben seguir cumpliendo funciones en la preparación y realización de las elecciones?
La Ley Electoral 18.700 entregó a los notarios la responsabilidad de tener al día los registros electorales y de organizar este acto ciudadano. Ello constituye un aporte gratuito a la comunidad, y en la práctica ha sido muy eficiente en una materia tan delicada como la generación de las instituciones democráticas. Esta es una de las tantas gestiones gratuitas que realizan los notarios por ley y más allá de ella.
 
“Se habría generado un caos”
Alfredo Martin I.
Notario Titular
15ª Notaría de Santiago
1.- ¿Se justifica un proyecto de designación de un notario adjunto o alterno para todo el país destinado a resolver los problemas de ausencia o falta de firma en Santiago, teniendo en cuenta que la actividad notarial y las diligencias que realizan los notarios fuera de su oficio son más bien escasas en regiones?
El proyecto de ley del denominado “notario alterno”, fue propuesto hace cerca de tres años por el notario José Musalem a la Asociación de Notarios, la que se opuso al mismo. Sin embargo, el señor Musalem, al margen del ente gremial, insistió en su proyecto, obteniendo los apoyos necesarios para convertirlo en proyecto de ley. En lo personal estuve en desacuerdo con ello, por las múltiples razones que expliqué en su oportunidad, tanto al suscribir el informe que la Asociación de Notarios emitió sobre el particular como ante la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado.
El proyecto de ley propuesto por el Sr. Musalem era absolutamente innecesario e inconveniente para el notariado, atentaba contra la esencia misma del sistema y no se justificaba de manera alguna para la gran mayoría de la notarías, tanto de Santiago como de regiones. Al parecer pretendía solucionar el problema de unos pocos notarios de Santiago, que podrían estar sobrepasados por la gran cantidad de trabajo que están asumiendo.
Sin embargo, hoy el proyecto ha presentado numerosas y sustantivas variaciones que han tenido su origen en lo informado por la Excma. Corte Suprema y, especialmente, en las proposiciones que la Asociación de Notarios se vio en la necesidad de formular, para evitar un mal mayor. En efecto, ya no existe la figura del notario alterno, sino que se trata de un primer oficial abogado, que sólo podrá autorizar determinados documentos privados, cuando el notario deba ausentarse por razones propias de su cargo. Además, se han establecido normas que favorecen la carrera funcionaria y simplifican algunos trámites que hoy hacen muy engorroso el sistema de suplencias.
Felizmente, todo lo que se pretendía modificar respecto de los instrumentos públicos en el proyecto impulsado por el notario Musalem, se eliminó absolutamente del proyecto que está en tramitación en el Congreso. Esa situación era en extremo delicada y sin duda se habría generado, entre otras cosas, un caos en la determinación de responsabilidades y, principalmente, en la seguridad jurídica de los instrumentos públicos.
2.- ¿Cómo se resuelven los actuales problemas de suplantación de personas y falsificación de escrituras publicas a través de sistemas electrónicos, que atentan contra la función notarial y ponen en juego el papel de fedatario?¿Qué sucede con el rol notarial para cubrir los riesgos que se plantean en la práctica cotidiana con las suplantaciones?
Esta es una situación muy compleja y delicada, pues la delincuencia está cada día más perfeccionada. Nosotros, como profesionales del derecho y sin ser peritos, estamos tan expuestos como el resto de las personas a las hábiles maniobras de la delincuencia, aun cuando tomemos todos los resguardos a nuestro alcance. En materia de papel notarial, hemos solicitado de manera continua la existencia del mismo, pero hasta la fecha no hemos tenido éxito. Actualmente, se mantienen conversaciones muy avanzadas con el Ministerio de Justicia para hacer una realidad este papel.
3.- En su opinión, ¿los notarios deben seguir cumpliendo funciones en la preparación y realización de las elecciones?
A los notarios y conservadores les corresponde desarrollar, en favor de la comunidad y del Estado, una serie de actuaciones que, además, son a nuestro costo, como por ejemplo, el ser recaudadores fiscales y participar en las elecciones ya sea integrando las Juntas Electorales o siendo delegados en los locales de votación. El sistema ha comprobado operar con eficiencia y nuestra intervención le otorga seguridad, por lo que no se aprecia motivo alguno por el que ello deba modificarse.
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
Tramitación Electrónica
DLE
Inserto2
UANDES
PRO BONO
MICROJURIS
Poder Judicial2
Codificación Comercial
Los Martes al Colegio