RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Revista Nº 23
TEMAS
 
Inversión Extranjera
y Doble Tributación

Por Adrián Ubilla Barahona.
Abogado

Con un panorama económico mundial como el actual, el que pensando "positivamente" no calificaremos de crítico, sino solamente de desaceleración económica, y después de los atentados al World Trade Center y al Pentágono en E.E.U.U., a nuestro entender vuelve a tomar notoriedad y vital importancia - nunca debió ser de otro modo - la conflictiva relación entre el ingreso a las economías en desarrollo de capitales foráneos y la problemática planteada por su doble tributación, tanto en el país de origen de tales recursos, como en el país destinatario de los mismos.

La situación de la doble tributación internacional - que incluso, en algunos casos, puede llegar a ser triple y cuádruple - no es tan simple como se ha planteado, sino que tiene múltiples aristas y básicamente se produce por el uso de diversos factores de conexión e incluso por las diversas definiciones que de ellos tienen los Estados.

De acuerdo al último informe elaborado por la Organización de Naciones Unidas, este año la inversión extranjera a nivel global se verá disminuida en un 40%. No obstante, la mayor caída afectará a las economías más desarrolladas; recordemos que E.E.U.U. es el país que recibe mayor inversión extranjera directa en el mundo. Este fenómeno, sin duda alguna, afectará también a las economías más débiles como la chilena.

De este modo y a objeto de atraer a los inversionistas, no son suficientes las medidas unilaterales para evitar la doble imposición tributaria internacional. En nuestro ordenamiento jurídico tributario tenemos normas de esta naturaleza, fundamentalmente en el párrafo 6º del título II de la Ley de Impuesto a la Renta, pero ellas dicen solamente relación y benefician a los contribuyentes domiciliados o residentes en Chile que obtengan rentas del exterior que hayan sido gravadas en el extranjero.

Los tratados internacionales en esta materia son vitales y es esencial su difusión, sobre todo en una economía como la chilena, tan abierta y, por lo mismo, permeable a los vaivenes mundiales. En los últimos años se ha dado un importante avance en la materia; recordemos que hasta el año 1999 el único convenio vigente que tenía el Estado chileno era con Argentina, el que se basa en el modelo del Pacto Andino, ya en desuso y desincentivador para los inversionistas extranjeros. Actualmente existen tratados vigentes con Argentina, Canadá y México y en trámite parlamentario con Ecuador, Polonia, Brasil y Perú.

Como ya se expresó, el avance es notable, pero con una economía mundial tan competitiva, en un momento de contracción como el actual, con tantos países a la expectativa de recursos de las economías desarrolladas y, sobre todo, producto de los atentados del 11 de Septiembre de 2001, es posible que los criterios y elecciones de ayudas económicas e inversión pasen más por razones geopolíticas y de alianzas estratégicas en la lucha antiterrorista, al menos en un corto y mediano plazo, que por motivaciones estrictamente comerciales. Debido a lo anterior, hoy en día los ojos del mundo apuntan más al Medio Oriente que a Latinoamérica.

Con un escenario como éste, Chile debe aumentar su atractivo a los inversionistas extranjeros y un excelente mecanismo es evitando la doble tributación internacional a través de la suscripción de nuevos tratados, abaratando así el "costo de invertir" en el país. Hasta la fecha el camino recorrido es el correcto, pero debemos aumentar el esfuerzo y focalizarlo a los países de origen de las principales inversiones en Chile, para que de este modo en un futuro éste no sólo sea un país en que se piense positivo, sino en que se viva más positivamente.
Revista del Abogado
Números Editados
Publicidad en Revista del Abogado
Volver
webpay
Inscripción en linea
E-CERTCHILE
Revista N° 75
Mayo 2019
MICROJURIS
Codificación Comercial
DLE
PRO BONO
Inserto2
UANDES
Los Martes al Colegio
Poder Judicial2
Tramitación Electrónica