RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
Instituciones podrán hacer valer la objeción de conciencia - Fuente: El Mercurio, martes 29 de agosto de 2017
El Tribunal Constitucional (TC) acogió parcialmente los requerimientos de los parlamentarios de Chile Vamos, al declarar inconstitucionales dos palabras y un párrafo del artículo 119 ter del Código Sanitario que regula la objeción de conciencia de los médicos y personal.
 
Este autorizaba solo al médico cirujano y al personal para abstenerse de interrumpir el embarazo, y no extendía la objeción a las instituciones o clínicas.
 
La objeción de conciencia podrá ser invocada en tratamientos de urgencia solo para la causal de violación, y no para el riesgo de vida de la madre y la inviabilidad fetal.
 
La declaración de inconstitucionalidad fue acogida por ocho votos contra dos. En la mayoría están los ministros Marisol Peña, Iván Aróstica, Domingo Hernández, Juan José Romero, María Luisa Brahm, Cristián Letelier, Nelson Pozo y Juan Ignacio Vásquez.
 
Una de las palabras eliminadas por los magistrados es "profesional". Esto en el contexto de la siguiente oración: "De este mismo derecho (objeción de conciencia ) gozará el resto del personal profesional al que corresponda desarrollar funciones al interior del pabellón quirúrgico durante la intervención".
 
La otra expresión que se borró es "en ningún caso" contenida en el inciso primero del mencionado artículo: "La objeción de conciencia es de carácter personal y en ningún caso podrá ser invocada por una institución".
 
Además, dejaron fuera el último párrafo del artículo: " Tampoco podrá excusarse si es inminente el vencimiento del plazo establecido en la causal del numeral 3 (violación)".
 
Los magistrados estiman que estas frases transgreden el artículo 19 N° 15 y el artículo 1 inciso 3, en que se reconoce, respectivamente, la libertad de asociación y la autonomía de los cuerpos intermedios para cumplir sus propios fines, y también por el artículo 19 N° 6 (libertad de conciencia y culto).
 
Establecimientos religiosos y educacionales
 
El argumento principal de la mayoría es que "la objeción de conciencia puede ser planteada legítimamente por sujetos jurídicos o asociaciones privadas". Esto porque " no se agota en el orden individual, puesto que también se extiende y propaga a las asociaciones destinadas a encarnar el mismo libre pensamiento, acorde con el derecho que asegura a todas las personas el artículo 19, N° 15° de la Constitución".
 
A su juicio, también la pueden hacer valer las instituciones religiosas, personas jurídicas o entidades con idearios confesionales que se proyectan hacia el ámbito de la salud, al amparo del artículo 19 N° 6° constitucional. Y además los establecimientos educacionales con una función e ideario en el sentido indicado, de conformidad con el artículo 19 N° 11°.
 
Los ministros Brahm y Vásquez concurren al voto argumentando la libertad de conciencia, establecido en el artículo 19 N° 6 de la Constitución Política, "reconoce la plena autonomía de las personas para creer o no creer en algo y, en consecuencia, a hacer presente o representar ante quien corresponda su impedimento al cumplimiento de obligaciones o deberes jurídicos que contraríen dichas creencias", entre otros argumentos.
 
El ministro Pozo previene que concurre a la decisión solo en lo que respecta a declarar contrario a la Constitución la palabra "profesional".
 
Minoría: "Transgresión de la moral y ética profesional"
 
Los disidentes son el ex presidente del TC Carlos Carmona -que dejó su cargo ayer- y Gonzalo García, quienes sostienen que la objeción de conciencia comparte las características de la libertad de conciencia, incluyendo sus límites establecidos en el artículo 19, numeral 6° de la Constitución.
 
" En consecuencia, la interposición de una objeción de conciencia que devenga en el riesgo vital de la madre configura una evidente transgresión de la moral, en cuanto vulnera de modo grave la ética profesional".
 
Los dos ministros concluyen que se debe desestimar la hipotética inconstitucionalidad de la no extensión de la objeción de conciencia a determinadas instituciones. Esto porque el TC no puede crear exenciones de ley, porque las instituciones "no tienen conciencia" y solo algunas tienen "ideario".
 
Por último, esgrimen que la objeción de conciencia institucional debe ser regulada por ley, como en otros países, "no como dimanación de la libertad de conciencia", y "solo aplicable para aquellas que no reciben subvenciones estatales de ningún tipo".
 
"La objeción de conciencia puede ser planteada legítimamente por sujetos jurídicos o asociaciones privadas".
 
 Así quedará la disposición en el cuerpo legal
 
Artículo 119 ter. El médico cirujano requerido para interrumpir el embarazo por alguna de las causales descritas en el inciso primero del artículo 119 podrá abstenerse de realizarlo cuando hubiese manifestado su objeción de conciencia al director del establecimiento de salud, en forma escrita y previa. De este mismo derecho gozará el resto del personal al que corresponda desarrollar sus funciones al interior del pabellón quirúrgico durante la intervención. En este caso, el establecimiento tendrá la obligación de reasignar de inmediato otro profesional no objetante a la paciente. Si el establecimiento de salud no cuenta con ningún facultativo que no haya realizado la manifestación de objeción de conciencia, deberá derivarla en forma inmediata para que el procedimiento le sea realizado por quien no haya manifestado dicha objeción. El Ministerio de Salud dictará los protocolos necesarios para la ejecución de la objeción de conciencia. Dichos protocolos deben asegurar la atención médica de las pacientes que requieren de interrupción de su embarazo en conformidad a los artículos anteriores. La objeción de conciencia es de carácter personal y podrá ser invocada por una institución.
 
Si el profesional que ha manifestado objeción de conciencia es requerido para interrumpir un embarazo, tendrá la obligación de informar de inmediato al director del establecimiento de salud que la mujer requirente debe ser derivada. En el caso de que la mujer requiera atención médica inmediata e impostergable, invocando la causal número 1) del inciso primero del artículo 119, quien haya manifestado objeción de conciencia no podrá excusarse de realizar la interrupción del embarazo cuando no exista otro médico cirujano que pueda realizar la intervención". 
Volver
webpay
Inscripción en linea
Revista N° 78
Julio 2020
Inserto2
Codificación Comercial
Poder Judicial2
DLE
Tramitación Electrónica
Los Martes al Colegio
UANDES
MICROJURIS
PRO BONO