RUT
Clave
Recuperar Contraseña
Buscar
La importancia del FUT por Juan Manuel Baraona
Diario La Tercera
Lunes, 13 de febrero de 2012
Opinión
 
 
Tras el anuncio del gobierno sobre el próximo perfeccionamiento tributario, se han conocido distintas propuestas por parte de todos los sectores políticos y centros de estudio, para solucionar el "problema" del actual sistema chileno. Dentro de estas medidas, para este año la novedad es la derogación del FUT (Fondo de Utilidades Tributables). Solución que, según quienes la postulan, acabaría con las elusiones, planificaciones tributarias y demás triquiñuelas que los peces gordos usan para no pagar los impuestos que "deben pagar". Esto, sumado a algunas hierbas, como los impuestos ambientales y el incentivo tributario a la educación.
 
Me dispongo a desmitificar y precisar el papel del Fondo de Utilidades Tributables en el contexto de la tributación sobre las rentas. Partamos aclarando que el FUT no es un fin en sí, sino sólo un instrumento que consiste en un registro que lleva la empresa de las utilidades que quedarán sujetas a tributación cuando se repartan, menos las que ya se han distribuido.
 
De este modo, en la repartición de utilidades, éstas imputarán al FUT y se sabrá cuál es el crédito del impuesto a las empresas (primera categoría) que les corresponde. Porque de no ser así, no habría integración en las distribuciones de las empresas a las personas y éstas terminarían pagando dos impuestos: el de primera categoría y el global complementario.
 
Algo injusto para las pymes y pequeños o medianos empresarios quienes, a igualdad de renta, tributarán siempre más que los trabajadores dependientes, entre los que se encuentran contribuyentes que ganan mucho dinero. La situación descrita no se da con las rentas de los dependientes (segunda categoría), porque ellos no pagan el impuesto de primera categoría.
 
La solución no es terminar con el FUT y que todas las rentas tributen sobre base devengada todos sus impuestos, ya que esto obligaría a las pequeñas empresas, sus propietarios y trabajadores independientes, a tributar sobre sus ganancias aun cuando no las reciban, lo que les impediría sobrevivir. Este sistema existió en el pasado y quienes lo sufrieron aún se están sobando las heridas.
 
Así como tampoco es una alternativa establecer un sistema en que sólo tributen las empresas y no los empresarios. Porque para ello sería necesario eliminar la tributación sobre los dividendos y distribuciones de utilidades, lo que no le gustaría a la clientela política progresista, además de subir notablemente la tasa de tributación de las empresas.
 
Hay que decir las cosas como son. Si se quiere recaudar más, puede que se logre, pero ¿a qué precio? Está claro que a los grandes empresarios y a los multimillonarios no les puede importar menos el FUT, ya que éste es relevante solamente para aquella parte de las ganancias de sus empresas que efectivamente reciben. A quienes sí les importa son a las pymes y a las personas que ejercen otras actividades generadoras de renta y que están lejos de ser millonarios. Aquellos que retiran de sus empresas parte importante del resultado para vivir.
 
Por lo que antes de buscar más novedades en torno al perfeccionamiento tributario, primero procuremos que el remedio no sea peor que la enfermedad.
 
 
Juan Manuel Baraona
Abogado
 
Volver
webpay
Inscripción en linea
Revista N° 78
Julio 2020
UANDES
Tramitación Electrónica
DLE
Poder Judicial2
MICROJURIS
Los Martes al Colegio
PRO BONO
Inserto2
Codificación Comercial